Dicen que muchas veces el sentido común es el menos común de los sentidos. Quizás ese sentido común falta cuando alguien piensa que una tienda o negocio en Internet sale casi gratis

Indudablemente abrir una tienda online tiene unos costes mucho menores que una tienda física; no hay que hacer una reforma de un local, contratar unos suministros de agua, luz etc. Tampoco necesitamos haber obras, solicitar proyectos, licencias o pagar tasas municipales, eso es cierto.

Pero hay ciertas analogías con el mundo offline que la mayor parte de las personas obvian. Necesitas decoración, expositores etc. que podría ser como decir que necesitas una pagina web con cierto diseño y bien estructurada donde tu mercancía resalte y el comprador tenga una experiencia positiva. La decoración en el mundo real cuesta dinero y en el virtual también. Las ofertas de web a 99€  que se anuncian por TV pues sinceramente no merecen ni comentarlas. Hacer una web adecuada a nuestro negocio cuesta dinero; son horas de personal cualificado que merecen una retribución digna, y el primo que conoce a un programador baratito pues suele dar resultados mediocres.

Además muchos piensan que se evitan el alquiler del local. Pues algo si nos ahorramos pero no del todo y explico porque. De igual forma que pagamos a precio de oro por un buen local en un centro comercial o en una calle con fuerte afluencia de público, en Internet también hemos de pagar por conseguir afluencia de público y eso se llama SEO.

No voy a dar nociones técnicas de lo que es un SEO, hay cientos de páginas con numerosos detalles sobre esta temática. Pero si voy a insistir en la necesidad de este tipo de servicios, de contratar a profesionales serios que se interesen por su negocio, que le proponga un plan de acción faseado en el tiempo con objetivos a corto y medio plazo. Huya de objetivos cortoplacistas y profesionales que tengan ese enfoque no funciona, es una estafa.

Un profesional SEO ha de comprender que buscarían los usuarios potenciales en la tienda, es decir identificar el público objetivo, el potencial comprador. Además ha de tener claro las preguntas de ese público objetivo. También ha de ayudar a  la decoración de la tienda, involucrase en el negocio, colaborando a pulir el contenido de la página web etc.

Y por supuesto ha de ser un profesional que aporte un seguimiento de las métricas de rendimiento que ayuden a demostrar la eficacia de estas campañas.

Poner un negocio en Internet no es gratis, hay que montar una tienda, hay que pagar el trabajo y el esfuerzo que supone su construcción, decoración y el posicionamiento de la misma.

Las consecuencias de contratar a un primo y su amigo para un trabajo barato, es que más tarde o más temprano tendrán un trabajo profesional.  Aunque a veces el hombre tropieza dos veces en la misma piedra y tres y cuatro……


Déjame un comentario antes de irte!