Los lectores estarán hartos del bombardeo de mensajes que se lanzan sobre la multitud de utilidades de las redes sociales. De muchas de esas utilidades discrepo, pero también tengo claro que no son una moda pasajera, están aquí para quedarse (no todas claro está) y para cambiar la forma de comunicación a lo largo del planeta, así como la relación marca consumidor.

A modo de ejemplo curioso, el otro día leía como un restaurante mexicano lanzó una campaña promocional en Twitter y Facebook persiguiendo a un moroso y que gracias a esa campaña consiguió cobrar su deuda.

Al parecer en el mexicano Texas Ribs un cliente hizo un “sinpa” dejando una cuenta sin pagar de unos 53 dólares. Los dueños del negocio, para intentar cobrar esta cantidad, lanzaron una campaña en la cual regalaban una consumición a todos los que siendo fan suyo en Facebook o seguidor en Twitter acosaran al cliente que se fue sin pagar increpándolo al pago.

Tal fue el acoso que al cabo de pocos días, tras el lanzamiento de la campaña, el cliente que se fue sin pagar accedió a pagarla. Quizás las redes sociales sirvan para la persecución de morosos y sean mucho más efectivas que El Cobrador del Frac

Imagen | Stuart Pillow


Déjame un comentario antes de irte!