Hay una frase que dice, “Once marine always marine” y podría traducirse como “Una vez marine, siempre marine”.

Lo cierto es que es así… Lo que aprendes en las primeras 6 semanas de instrucción marcará un antes y un después en tu vida y si lo aplicas, si de verdad te comprometes con aplicarlo, los resultados se notan.

En Mayo del 2014, cuando yo atravesaba uno de mis mayores desafíos, Wlliam McRaven, un almirante retirado de los Navy Seals hablaba ante graduados de la Universidad de Texas y les contaba sobre el proceso de entrenamiento e instrucción que los soldados pasan durante esas primeras semanas. El video se hizo viral. Y como todos los videos vitales, en algún momento alguien lo tradujo para que esté disponible en español.

Ayer, después de un live que hice en Facebook para el grupo de colegas que participarán en el evento de “Internet Contra la Obesidad” uno de los compañeros me llamó para preguntarme… – “Ariel, yo te veo en el grupo, haciendo las entrevistas, moviendo el evento, consiguiendo sponsors, trabajando con tu equipo. ¿Como haces que te alcance el tiempo? ¿Como logras atender todo y seguir enfocado?

Me quedé pensando en eso. Esta persona no me conoce. Jamás nos vimos en persona, sin embargo, de alguna manera sabe (o por lo menos percibe) lo que hago, de una forma inalcanzable.

Lo primero que me salió decirle fue… “Shined shoes save lives”… (Los zapatos brillantes salvan vidas). Es una frase de Norman Schwarzkopf, otro militar a quien admiro profundamente por su compromiso y que fue un héroe en la guerra del golfo.

El General Schwarzkopf en su frase, habla de disciplina. La frase viene a decir que de alguna manera, la disciplina, salva vidas. Y aunque fuera del contexto de la guerra pueda parecer una frase descolgada, lo cierto es que tiene mucho sentido cuando se aplica a la vida profesional.

He visto en estos meses, organizando el evento de “Internet Contra la Obesidad” cientos de profesionales aparentemente exitosos que llevan vidas sumamente agobiadas porque a sus zapatos les falta brillo. No son malos profesionales, al contrario, son muy buenos en lo suyo. Pero podrían ser INFINITAMENTE MEJORES si se pararan un minuto y replantearan la forma en la que llevan sus vidas.

Me encanta trabajar con gente. Me gusta el desafío que supone un emprendimiento como el proyecto de la fundación, pero me agobia enormemente la desorganización. Y aunque me esfuerzo por tener todo más o menos controlado, cada uno tiene su vida y eso, en el conjunto es una prueba brutal para organizar lo que sea.

A esta persona que me llamó le hice 3 sugerencias que deseo compartir contigo y espero te ayuden…

Tiempo al tiempo. Parar, NO es quedarse quieto.
Hay una frase de Warren Buffet que me encanta… “Hay cosas que solo necesitan tiempo. Nueve mamás no hacen un bebe en un mes” ¿A que es buena? A mi me parece genial! Y creo que es así. Hay cosas que necesitan tiempo. Pero lo mas importante es darle TIEMPO, al propio tiempo. Esto significa que DEBES PARAR, tomar aire y revisar tus prioridades. Haz una lista de las cosas que TIENES que hacer, una de las que DEBES hacer y otra mas de lo que TE GUSTARÍA hacer. La magia de las listas es que uno pone en papel su pensamientos y cuando por fin lo vemos escrito, muchas veces nos damos cuenta que lo urgente, no era tan urgente y lo importante, no era tan importante.

Establece TUS prioridades.
Es fácil meternos en una burbuja de apuros, exigencias y tratar de complacer a todo el mundo por quedar bien. Pero la verdad es que es imposible. Jamas vas a quedar bien con todos. Y en el proceso, te vas a desgastar muchísimo.
Para! Revisa tus prioridades y retoma tu carrera sabiendo que lo que vas a hacer es una decisión TUYA y no de la inercia que llevas.

Reserva tiempo para lustrar tus zapatos.
Mira tus prioridades, fija tus metas, cumple tus compromisos y DESCANSA. Haz algo que a ti te guste. Vale que te guste trabajar. Pero hay mas cosas. Un buen libro, un paseo, meditar. ver una película, mirar el cielo si te gusta, pero haciendo NADA. Hacer NADA es reparador. Y te da las fuerzas para que tus objetivos se vean mas brillantes. Como tus zapatos.

Feliz lunes y excelente semana!


Déjame un comentario antes de irte!