La polémica iniciativa del senador Valdir Raupp fue aprobada en la Comisión Educativa. De aprobarse, impedirá fabricar, importar o vender juegos considerados violentos, como GTA IV. Habrá penas de hasta 3 años de cárcel por no cumplirla.

Nuevamente, las políticas públicas de los legisladores brasileños para con la industria de los videojuegos vuelven a meterse en el centro de la escena. Es que el senador por Río de Janeiro Valdir Raupp presentó un proyecto que plantea “impedir la fabricación, distribución, importación y comercio” de games que “afecten a las costumbres, tradiciones de la gente, sus cultos, creencias, religiones y símbolos”. La iniciativa ya cosechó el visto bueno de la Comisión Educativa de Brasil.

Aunque ahora deberá seguir su curso parlamentario –la tiene que aprobar el Comité de Constitución y Justicia brasileño- la iniciativa tiene buenas chances de ser aprobada, sobre todo teniendo en cuenta que en Brasil ya se han prohibido otros juegos, como GTA o algunos mods para Counter Strike que tenían a las favelas como escenario principal para el combate.

En caso de ser aprobada, los que no cumplan con la ley tendrán que enfrentar cargos cuyas penas podrán llegar a los tres años de prisión. El sitio especializado Joystiq fue crítico con la iniciativa: “Es un buen tiempo para cumplir en la cárcel por apenas importar una copia de Grand Theft Auto IV, ¿no creen?”, expresó irónicamente uno de sus redactores, en referencia a lo que consideró un castigo excesivo en comparación con otros delitos más graves y que suceden a diario en ese país.

El proyecto tuvo repercusión en otros sitios importantes sobre videojuegos y tecnología, como CNET. “Esta prohibición, como muchas otras, termina echándole la culpa de los problemas de la sociedad a los videojuegos, en vez de lidiar con problemas sociales mayores, como la falta de seguridad en ese país”.

Por otra parte, la norma atiende al mercado legal de compra de discos físicos y de comercialización en tiendas, pero se encontrará con serias dificultades para controlar la descarga y venta en el mercado negro de copias truchas, o sea, piratería, algo para lo que existen desde hace tiempo leyes y penas estipuladas.

Fuente: Diario Clarin
URL: http://www.clarin.com/diario/2009/12/08/um/m-02057140.htm


Déjame un comentario antes de irte!